ILT

Incap Laboral

Una de las mayores preocupaciones de los autónomos es el aporte de ingresos a la unidad familiar y lo que puede ocasionar la pérdida de estos ingresos por motivos graves de salud. Porque no nos olvidemos de que mientras el autónomo está de baja, no sólo deja de percibir ingresos, sino que además debe mantener su negocio (créditos, hipoteca, salarios de empleados si los hubiera…) pero al mismo tiempo seguirá teniendo gastos en su unidad familiar (hipoteca, pago de luz, gas, impuestos, la ropa y el colegio de los niños, la comida…). Desgraciadamente, los autónomos en nuestro país están gravemente desprotegidos ante determinadas situaciones, como esta en el caso de una baja laboral.

Con el actual sistema público, los autónomos no tienen derecho a prestación los 3 primeros días de la baja y hasta el día 20 tan sólo se cobra el 60% de la base, lo que imposibilita cubrir los gastos del negocio, mantener el nivel de vida, asumir los gastos que nos pueda ocasionar el accidente o enfermedad que hayamos sufrido, etc.

Porque ¿sabe realmente el autónomo cuánto va a cobrar en caso de baja? Si ya ha tenido que cogerla, lo sabrá pero, si no lo ha hecho aún, seguramente esté un poco perdido. Veámoslo con un ejemplo: Paco, fontanero, tiene una base de cotización de 1.067,42€ y por tanto paga una cuota mensual de autónomo de 319,16€ (la cuota de autónomo que nos corresponde supone el 29,9% de la base de cotización). Con estos datos, así es como quedarían sus cuentas estando de baja:

 

Primer Mes

3 días de franquicia.
+ 60% de la base hasta el día 20.
+ 75% de la base hasta el día 30.


629,78€ - 319,16€ (cuota mensual).

310,64€ a percibir.

 

Segundo mes y sucesivos

75% de la base.


800,57€ - 319,16€ (cuota mensual).

481,41€ a percibir.

 

Como vemos, con estos números, no sólo es muy difícil mantener el nivel de vida de tu familia, sino que es imposible mantener el negocio. Y después de una vida de sacrificio y trabajo duro, arriesgarnos a perder nuestro modo de vida por no haber sido previsores es un gran error que no debemos cometer.

Este seguro te garantiza recibir una indemnización cuando estés de baja (ya sea ésta por accidente o enfermedad) que variará en función de los días previstos para tu recuperación puesto que cada causa de baja tiene asignado un baremo.

Ejemplo: si tu baja tuviera una duración previstas de 30 días y el importe diario contratado fuera de 50€, cobrarías un total de 1500€, además de lo que te corresponda por la prestación de Seguridad Social. Siguiendo este ejemplo, se traduciría en un total de 1.810,64€ ese primer mes y 1981,41€ los sucesivos.

Además, en función de tu tipo de cotización, podrás deducirte el coste del seguro en la declaración de IRPF.
We use cookies
En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para finalidades analíticas mediante el análisis del tráfico web, personalizar el contenido mediante sus preferencias, ofrecer funciones de redes sociales y mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Puedes aceptar todas las cookies mediante el botón “Aceptar”.